jueves, 19 de septiembre de 2019

National Geographic:Reproducen el perfume que usó Cleopatra



Robert Littman y Jay Silverstein, arqueólogos de la Universidad de Hawái, se propusieron un reto sorprendente: recuperar el aroma los perfumes usados por los antiguos egipcios. Un tipo de perfume que pudo haber llevado la legendaria Cleopatra y que tal vez contribuyó a que tanto Julio César como Marco Antonio cayeran rendidos ante sus encantos. Para lograr la recreación de estos aromas, los investigadores, que durante años han excavado en la antigua ciudad egipcia de Thmuis, la actual Tell el-Timai, situada en el delta del Nilo –un asentamiento que vivió su auge durante el período ptolemaico–, han tomado muestras de las vasijas que un día los contuvieron, según explicaron en un comunicado de prensa reciente.

La ciudad de los perfume

En Thmuis –sede de dos de los perfumes más famosos del mundo antiguo, el mendesio y el metopion–, se excavó en 2012 la casa de un comerciante de perfumes y ungüentos. La vivienda incluía un espacio donde al parecer se realizaba el proceso de fabricación de estos productos, y fue allí donde se descubrieron algunas ánforas y botellas de vidrio con residuos. El análisis químico de estos restos reveló algunos de los ingredientes que se emplearon para elaborar estas dos esencias, que los especialistas en perfumes egipcios, Dora Glodsmith y Sean Coughlin, ayudaron a recrear siguiendo las fórmulas conservadas en antiguos textos.

La base de ambos aromas es la mirra, una resina que se extrae de un árbol espinoso originario del cuerno de África y de la península arábiga. Los especialistas añadieron ingredientes como el cardamomo, el aceite de oliva y la canela. El resultado fue un perfume mucho más espeso y pegajoso que los actuales, con un aroma fuerte, picante y ligeramente almizclado, cuya duración era mayor que la de las fragancias modernas, más volátiles.

Fragancias exclusivas

De todos modos, evidentemente no es seguro que Cleopatra usara esta fragancia, ya que, según la perfumista estadounidense Mandy Aftel, la reina poseía su propia fábrica de perfumes, donde se crearon fragancias exclusivas para ella, por lo que no es probable que usase un perfume que podríamos considerar estándar. De la pasión de la soberana por los perfumes exclusivos es un claro ejemplo la leyenda que dice que antes de acudir a la entrevista con Marco Antonio en Tarso hizo rociar las velas de su barco con tanto perfume que el general romano supo, antes de verlo, que el navío real estaba acercándose a puerto.

De todos modos, aunque Cleopatra no llegase a usar esos perfumes, lo que sí es muy probable es que las clases altas del antiguo Egipto utilizasen fragancias con un aroma muy similar al que los especialistas actuales han obtenido. Lo que tal vez no fuera valioso para una reina sí lo es, y mucho, para la arqueología.

La recreación de estos perfumes se ha incluido en la exposición organizada por National Geographic Society en su museo de Washington D.C. titulada Reinas de Egipto.

miércoles, 18 de septiembre de 2019

National Geographic:Descubren una joven pareja de la Edad del Bronce


Hace un año, un equipo arqueológico dirigido por Igor Kukushkin, de la Universidad Estatal Buketov, empezó a investigar los cinco montículos funerarios que componen la necrópolis de Kyzyltau, en la región de Karganda, en Kazajastán.

El resultado de la campaña de excavaciones ha dado un resultado muy interesante: los restos de una joven pareja, de entre 16 y 17 años, perteneciente a la élite, datados en el primer tercio de la Edad del Bronce, hace unos 4.000 años. Los esqueletos yacen uno frente al otro, "el varón, acostado sobre su lado derecho, y la mujer se halla a su derecha", según ha explicado el propio Igor Kukushkin. En la tumba también se ha encontrado un rico ajuar funerario: la joven llevaba dos brazaletes en cada brazo, collares y anillos. Asimismo había varios objetos de oro y bronce.

¿Miedo a los poderes sobrenaturales?

Los arqueólogos han excavado otra tumba junto a la de la joven pareja. En ella yace una mujer que fue enterrada con siete ollas, cenizas y una calavera. Los arqueólogos creen que estos objetos podrían estar relacionados con algún tipo de ritual y que la mujer podría ser una sacerdotisa. Esta tumba, a diferencia de las otras del yacimiento, estaba intacta. Según apunta Kukushkin, tal vez los saqueadores, al ver a quien pertenecía la sepultura, se asustaron, y dejaron intacta tanto a su propietaria y como sus pertenencias.

martes, 17 de septiembre de 2019

ABC:El corazón romano de las minas de Riotinto


Los trabajos de excavación que Atalaya Mining realiza dentro del Proyecto Global de Gestión del Patrimonio en las instalaciones de la mina de Riotinto están aportando valiosa información de la presencia romana en un territorio marcado por cinco mil años de actividad minera. La Fundación Rio Tinto inició hace un año, por encargo de la compañía minera, la excavación de la zona de la actual operación minera denominada look-out, con resultados muy significativos para avanzar en el conocimiento de Urium, el Riotinto romano.

Por la lectura de los textos antiguos se conoce la ubicación aproximada de un asentamiento romano 70 kilómetros de Huelva. Las fuentes clásicas, concretamente Ptolomeo (II,10) y el Anónimo de Rávena (IV, 45,15), mencionan el poblado de Urium en la zona minera. La otra mención se corresponde con el río Tinto, como describe Plinio el Viejo en su Historia Natural III,7.

El conocimiento de la zona de Riotinto en época antigua en general y romana en particular se ha concretado gracias al estudio del registro arqueológico. Dentro del Proyecto Global de Gestión del Patrimonio, Atalaya Mining, tiene como objetivo aumentar el conocimiento científico que se tiene de la presencia romana y de su actividad extractiva. Para ello hace dos años reinició con metodología actualizada las excavaciones en Cortalago, un área en la que los trabajos arqueológicos se iniciaron en la década de los 70 del siglo XX. En la actualidad la excavación de Cortalago se encuentra muy avanzada.

A escasos 500 metros de Cortalago se encuentra la zona denominada look-out, en la que se ubicaba el punto de observación desde el que se controlaba el avance de la mina entre 1970 y 2002 y donde con anterioridad estuvo la Casa Club del antiguo North Lode Golf Club de la época británica. Los estudios previos indicaban que bajo este punto se hallaba otro sector de gran valor arqueológico.

La actividad arqueológica ha permitido documentar un nuevo sector de Urium, identificándose dos fases de ocupación distintas, una donde se advierte la presencia de un edificio de carácter público relevante, dispuesto sobre una fase más antigua dedicada al trabajo metalúrgico.

Atalaya Mining puso a disposición de Fundación Río Tinto un importante despliegue de medios tecnológicos como el empleo de drones o levantamientos 3D. El equipo arqueológico llegó a contar con siete arqueólogos y 28 operadores de arqueología, estando dirigido por Miguel Ángel López Domínguez y asistido por María del Carmen Quintero Cristóbal. Contando en todo momento con la colaboración del equipo de arqueología de Atalaya Mining, con la coordinación científica de Juan Aurelio Pérez Macías, profesor titular de la Universidad de Huelva.

Finalizada la fase realizada por Fundación Río Tinto, la excavación sigue ejecutándose por el equipo de arqueología de Atalaya Mining. Su conclusión y resultados serán de gran ayuda para conocer el desarrollo del poblado romano minero metalúrgico más importante de Europa. La colaboración se inició con la prospección del área del Proyecto Riotinto en noviembre de 2014 y siguió con la elaboración del Proyecto Global de Gestión del Patrimonio, la realización de diversos informes técnicos y, desde el 5 de mayo de 2015, con el Control Arqueológico de Movimientos de Tierras dirigido por Aquilino Delgado, director del Museo Minero de Riotinto.

lunes, 16 de septiembre de 2019

ABC:Descubren que «Los amantes de Módena» eran, en realidad, una pareja de hombres


Cuando fueron descubiertos, en el 2009, durante las excavaciones en una necrópolis de Módena de hace unos 1.500 años (siglo IV-VI), en la región de Emilia-Romagna, al norte de Italia, se les llamó de inmediato los «amantes de Módena». Se trataba de una pareja sepultada en la misma tumba, cogidos por la mano, lo que hizo pensar en un hombre y una mujer. Ahora un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidades de Bolonia y Módena desmiente esa primera hipótesis.

Los «amantes de Módena» eran dos hombres, quizás hermanos, pareja o soldados. En el análisis, publicado por «Scientific Reports», los investigadores han utilizado una técnica que permite determinar el sexo de un individuo gracias a particulares proteínas en el esmalte de los dientes.

El hecho de que se haya podido confirmar que eran dos hombres hace que los investigadores consideren aún más particular y misteriosa esta tumba, que desde el 2014 se encuentra en el Museo arqueológico etnológico de Módena. «Actualmente no se conocen otras sepulturas de este tipo», ha explicado Federico Lugli, investigador de la Universidad de Bolonia y primer firmante del estudio. «En el pasado –añade- se encontraron diversas tumbas con parejas de individuos cogidos por la mano, pero en todos los casos se trataba de un hombre y de una mujer. Por el momento, es un misterio qué tipo de relación podían tener los dos individuos».


Método revolucionario

Cuando fueron descubiertos, los esqueletos se encontraban en pésimas condiciones de conservación, hasta el punto de que con los tradicionales métodos de análisis de los huesos no se logró atribuir con certeza el sexo de los dos individuos. Tampoco los análisis genéticos dieron resultados definitivos en ese aspecto.

De ahí que los investigadores decidieran utilizar una nueva técnica basada en el análisis del esmalte dental, donde pueden encontrarse dos particulares proteínas: Amelx, presente en individuos de ambos sexos, y Amely, presente solo en individuos de sexo masculino.

Utilizando esta técnica, los investigadores analizaron restos dentales de los dos «amantes de Módena» junto a los de otros 14 individuos selecciones como muestras de control, demostrando así que los dos esqueletos encontrados en la necrópolis de Módena son de sexo masculino. «El éxito del metodo de análisis que hemos utilizado representa una auténtica revolución para este tipo de estudios», manifiesta Antonino Vazzana, investigador de la universidad de Bolonia, uno de los autores del estudio.
Misterio sobre significado de la sepultura

Ahora se abre otro interrogativo: ¿Cuál es el significado de esta sepultura? Han aparecido tumbas con dos personas cogidas por la mano o abrazadas en diversas partes del mundo, pero estaban compuestas por un individuo de sexo masculino y uno de sexo femenino.

«La sepultura de dos hombres cogidos por la mano no era ciertamente una práctica común en esa época, entre los siglos IV-VI», explica Federico Lugli. “Creemos que esta elección indica una particular relación existente entre los dos individuos, no sabemos de qué tipo era”.

Entre las diversas hipótesis que se barajan, la más remota es la de que se trate de dos amantes. «En ese periodo es improbable que un amor homosexual pudiera ser reconocido de una manera tan evidente por las personas que prepararon la sepultura», afirma Lugli. «Teniendo en cuenta -añade- que los dos individuos tienen una edad similar, podrían ser parientes, por ejemplo, hermanos o primos. O bien soldados muertos juntos en batalla: La necrópolis en la que han sido encontrados podría ser un cementerio para los caídos en guerra».

jueves, 12 de septiembre de 2019

National Geographic:Reproducen el perfume que usó Cleopatra


Robert Littman y Jay Silverstein, arqueólogos de la Universidad de Hawái, se propusieron un reto sorprendente: recuperar el aroma los perfumes usados por los antiguos egipcios. Un tipo de perfume que pudo haber llevado la legendaria Cleopatra y que tal vez contribuyó a que tanto Julio César como Marco Antonio cayeran rendidos ante sus encantos. Para lograr la recreación de estos aromas, los investigadores, que durante años han excavado en la antigua ciudad egipcia de Thmuis, la actual Tell el-Timai, situada en el delta del Nilo –un asentamiento que vivió su auge durante el período ptolemaico–, han tomado muestras de las vasijas que un día los contuvieron, según explicaron en un comunicado de prensa reciente.

La ciudad de los perfume

En Thmuis –sede de dos de los perfumes más famosos del mundo antiguo, el mendesio y el metopion–, se excavó en 2012 la casa de un comerciante de perfumes y ungüentos. La vivienda incluía un espacio donde al parecer se realizaba el proceso de fabricación de estos productos, y fue allí donde se descubrieron algunas ánforas y botellas de vidrio con residuos. El análisis químico de estos restos reveló algunos de los ingredientes que se emplearon para elaborar estas dos esencias, que los especialistas en perfumes egipcios, Dora Glodsmith y Sean Coughlin, ayudaron a recrear siguiendo las fórmulas conservadas en antiguos textos.

La base de ambos aromas es la mirra, una resina que se extrae de un árbol espinoso originario del cuerno de África y de la península arábiga. Los especialistas añadieron ingredientes como el cardamomo, el aceite de oliva y la canela. El resultado fue un perfume mucho más espeso y pegajoso que los actuales, con un aroma fuerte, picante y ligeramente almizclado, cuya duración era mayor que la de las fragancias modernas, más volátiles.

Fragancias exclusivas

De todos modos, evidentemente no es seguro que Cleopatra usara esta fragancia, ya que, según la perfumista estadounidense Mandy Aftel, la reina poseía su propia fábrica de perfumes, donde se crearon fragancias exclusivas para ella, por lo que no es probable que usase un perfume que podríamos considerar estándar. De la pasión de la soberana por los perfumes exclusivos es un claro ejemplo la leyenda que dice que antes de acudir a la entrevista con Marco Antonio en Tarso hizo rociar las velas de su barco con tanto perfume que el general romano supo, antes de verlo, que el navío real estaba acercándose a puerto.

De todos modos, aunque Cleopatra no llegase a usar esos perfumes, lo que sí es muy probable es que las clases altas del antiguo Egipto utilizasen fragancias con un aroma muy similar al que los especialistas actuales han obtenido. Lo que tal vez no fuera valioso para una reina sí lo es, y mucho, para la arqueología.

La recreación de estos perfumes se ha incluido en la exposición organizada por National Geographic Society en su museo de Washington D.C. titulada Reinas de Egipto.

El País:Lujo romano (de hace 20 siglos) en primera línea de playa


Veinte siglos antes de que el alcalde Pedro Zaragoza se inventara el concepto turístico de Benidorm, cuatro magnates del comercio romanos eligieron la Costa Blanca alicantina para construir sus villas frente al mar, símbolos arquitectónicos de su riqueza. Junto a ellas, además, hicieron fabricar unos viveros de pescado excavados en roca que no solo servían de ostentación, sino que además les reportaban grandes ganancias. Los restos de estos palacios se encuentran en primera línea de playa en Xàbia, Calp, El Campello y el Tossal de Manises, germen de la ciudad de Alicante. Son los únicos ejemplos de este tipo de construcción en todo el litoral de la Hispania romana.

Las villae marinae, viviendas marítimas, eran la máxima representación del poder económico en torno a los siglos I y II. Se trataba de auténticos palacetes de gran tamaño “con columnatas, balcones y miradores” pensados como una “escenografía que no solo se pudiera admirar desde tierra, sino también desde el mar”, relata Manuel Olcina, director del Museo Arqueológico de Alicante (Marq). Pertenecían a mercaderes de extraordinaria riqueza, “en los casos de Jávea y Calpe, procedente del comercio del vino”, ya que la vecina localidad de Dénia era toda una potencia vinícola. Pero la auténtica medida de su fastuosidad son las piscinae, los viveros de peces “que podían ser más caros que la propia villa”. Y cuya existencia es una singularidad del litoral alicantino. No hay más en toda la antigua Hispania romana. Ni al norte de Xàbia ni al sur de Alicante. Sin embargo, en Italia hay muchos ejemplos, que aparecen dibujados, por ejemplo, en los murales de Pompeya.

El motivo de la exclusividad de la Costa Blanca no está claro. “La roca de esta zona es blanda y fácil de excavar”, señala Olcina, “pero es igual en otras partes”. Quizá buscaban las corrientes marinas del Mediterráneo, o la “estabilidad de las mareas” en el litoral alicantino. Puede que los millonarios romanos apreciaran el clima, con veranos e inviernos suaves. “En algunos de los viveros se han encontrado huecos para toldos”, describe Olcina. Cabe la posibilidad, incluso, de que se tratara de una “obsesión” de un grupo de empresarios, una especie de “burbuja inmobiliaria” ya en los primeros siglos de nuestra era. También pudo ser una cuestión de seguridad. “A mediados del siglo I antes de siglo, los romanos acabaron con la piratería”, recuerda el arqueólogo del Marq.

El especialista alicantino indica que algunos de sus compañeros hablan de otra vivienda similar en Tarifa (Cádiz), “pero no está tan claro”. Primero, porque ya estaría ubicada en la costa Atlántica, donde el efecto de las mareas es mucho mayor. Y segundo, porque en el litoral gaditano existía todo un emporio de la salazón y de la célebre salsa garum. Pero las “balsas para la cría de pescado” y su posterior curación en sal son mucho más grandes. “Los viveros de la Costa Blanca no podían albergar toneladas de peces”.

El destino de estas piscifactorías era otro. Criar pescado fresco para su consumo propio o su exportación a mesas de paladar exigente y buen bolsillo. Para ello, se excavaban grandes balsas divididas con compuertas agujereadas de plomo a las que llegaban enormes canales de agua dulce, de hasta 30 metros de longitud, para rebajar la salinidad. Así lo recoge el poeta latino Marcial: “La caña del pescador no busca en alta mar su presa, sino que, arrojada desde el dormitorio y aún desde el propio lecho, se ve desde arriba el pez colgado del anzuelo”. Según el mismo autor, las especies más codiciadas eran el rodaballo, la lubina, el mújol y el salmonete, entre otras. El historiador Plinio escribió que las ganancias podían alcanzar los 40.000 sestercios anuales, toda una fortuna. Cicerón llegó a acusar a los nobles con piscina de “preocuparse más de sus peces que de los asuntos de Estado”.
El chalé del ministro

Durante años, la cultura popular atribuyó estas construcciones a los árabes. “Históricamente, se les ha llamado baños de la reina mora”, dice Olcina, quien decidió estudiar los viveros hace aproximadamente una década. Primero, el de Xàbia, ubicado en el punto medio justo de la bahía, sobre un montículo y junto a una fuente de agua dulce. Sobre los restos de esta villa romana construyó en torno a los años 60 su chalé el ministro franquista de Hacienda Mariano Navarro Rubio. La vivienda sigue en pie y, a juicio de Olcina, “demuestra el interés que ese punto de la costa desierta entre los ricos y poderosos”, aun con 20 siglos de diferencia.

Posteriormente, el director del Marq estudió el de Calp, ubicado cerca del Peñón de Ifach, y después la Illeta dels Banyets de El Campello, un yacimiento perteneciente, al igual que el museo arqueológico, a la Diputación de Alicante. Por último, “hace un par de años”, una excavación sacó a la luz el vivero de Lucentum, el origen romano de Alicante, con vistas al Cabo de las Huertas y a la Serra Grossa alicantina. “Apareció muy sucio, lleno de piedras que hacían pensar que podía ser una antigua cantera”. Sin embargo, tras la limpieza realizada por el departamento de Costas y la excavación supervisada por el arqueólogo Joaquín Pina, se demostró que “era un vivero que reforzaba la singularidad de esta costa”, asegura Olcina.

miércoles, 11 de septiembre de 2019

ABC:Encuentran en Murcia un amuleto romano con forma de falo con alas del siglo I d. C.


El Ayuntamiento de Mazarrón comunica que en uno de los bautismos de buceo realizados por el Centro de buceo del Sureste 'Bachisub' ha aparecido un amuleto romano en forma de falo alado que dataría del siglo I d.C.. El amuleto ha sido entregado al Ayuntamiento por el director del citado centro, Alfonso Bachiller.

La pieza, que fue mostrada a los medios por el alcalde de Mazarrón, Gaspar Miras, y el concejal de Cultura y Patrimonio Histórico, Ginés Campillo, podría haber servido para ahuyentar el mal de ojo y parece mostrar restos de oro que. De confirmarse, indican desde el Consistorio, "se trataría de una pieza exclusiva", ya que en España sólo se conoce que haya tres joyas más de este tipo realizadas en dicho material.

El amuleto ha sido registrado y documentado por el área de Arqueología del Ayuntamiento de Mazarrón y ha sido expuesta en el Museo Factoría Romana de Salazones, situada en la calle La Torre de Puerto de Mazarrón, donde puede ser contemplada por el público visitante junto al resto de piezas que componen este museo en el que se explica el proceso que llevaban los romanos para la elaboración del salazón o la famosa salsa 'garum'.

Recientemente se dio a conocer también el hallazgo de 160 restos con forma y 600 paredes de ánforas en la Isla de Adentro, con una cronología que abarca desde mediados del siglo VIII a.C. hasta principios del siglo VI anterior a nuestra era, lo que ha denotado la importante presencia de la civilización fenicia en el municipio.